Feeds:
Entradas
Comentarios

Es muy necesario para conocer el origen y fundación de los pueblos del Municipio  de Cajeme, volver unas cuantas hojas del libro de los tiempos y situarnos en las fechas de la conquista y evangelización de estas tierras. Muy útil resulta también conocer algo de nuestros vecinos en el sur, los de Sinaloa. La historia corre pareja para todas las congregaciones humanas que se establecieron en las  márgenes de los ríos Yaqui y Mayo, e igualmente en las faldas de los macizos montañosos  próximos a la Costa del Pacífico. Los aborígenes de la amplia zona del noroeste de México, lucharon en mayor o menor grado contra los conquistadores españoles  y aceptaron de buena o mala gana las ideas que infundieron con enorme valor,  sagacidad, astucia y paciencia los santos varones de las órdenes religiosas  franciscanas y de la Compañía de Jesús. La historia del noroeste, la de  Sinaloa, la de Sonora y la del Municipio de Cajeme, está íntimamente ligada a  los nombres de Pedro Méndez, Tomás Basilio, Andrés Pérez de Ribas y otros  muchos más que demostraron que los indios yaquis y mayos tuvieron una patria;  pero que en aras de una civilización y una ambición sin límites les fue  arrebatada, extrayendo de sus entrañas al golpe del acero las riquezas para saciar  la avaricia de hombres cultos y civilizados.

***

Andrés Pérez de Ribas fue un misionero jesuita. Nació en Córdoba, España, en 1575. Después de haber recibido las órdenes sacerdotales fue enviado a Nueva España y llegó a la Provincia de Sinaloa en 1604; al año siguiente llegó a la ranchería de Bacorehuis. Fue el primer misionero que penetró en territorio sonorense y en el año de 1617, previa autorización superior inició la conversión de la Tribu Yaqui en unión del Padre Basilio. Dos años más tarde se le llamó a la Casa Profesa de la Ciudad de México. Fue el autor de la importantísima obra que tituló Historia de los Triunfos de Nuestra Santa Fe entre las naciones más Bárbaras del Orbe, que se editó en Madrid en el año de 1645. Llegó a ser Provincial de su orden y falleció en México en 1665. El legado histórico que Pérez de Ribas dejó con sus letras, es invaluable y a través de ellas ha llegado hasta nuestros días la información más vasta que se pueda uno imaginar. Desde la descripción geográfica de la región, las costumbres indígenas, las tribulaciones para difundir la doctrina, hasta el serio lamento del clima, especialmente el de Sonora, del que dice ‘’. . . las bestias por el tórrido calor no soportan su carga, desfallecen y caen al dar paso abriendo sus cuatro patas. Beneficiadas éstas para aprovechar la carne como alimento encontramos que hasta el sebo de sus riñonadas, se ha derretido a consecuencia de los calores tan altos (sic) . . . ” El contenido de su texto es patrimonio de los historiadores, sobre todo los que se ocupen del noroeste de México, y quien se precie de serlo debe haber  abrevado en sus páginas.

Tomás Basilio fue un fraile italiano de la Compañía de Jesús, quien pidió ser enviado a la Nueva España y en unión de Pérez de Ribas salió hacia Sinaloa acompañándolo en el año de 1617. Salieron del río Mayo hacia el norte el día 15 de mayo y tomaron como centro de sus operaciones la ranchería de Tórim donde Basilio se empeñó en el aprendizaje de la lengua indígena de la región, y en este dialecto escribió un catecismo para facilitar la enseñanza de los aborígenes. Ellos (Pérez y Basilio) fundaron las primeras misiones, y como resultado se estableció un nuevo rectorado independiente del de Sinaloa, que se llamó de San Ignacio del Yaqui. En 1621 el Padre Tomás llegó hasta las rancherías de Teopa y Mátape, habitadas por los aibinos (de aquí el nombre de Adivino, del pequeño pueblo cercano a Maztán y Mátape). Seis años más tarde Basilio murió flechado por un indio yaqui, mismo que fue ahorcado. Terminó sus días en 1638, no sin antes haber llegado hasta Cumpas y vivido por largos veinte años en Sonora.

El Padre Pedro Méndez fue el primero que penetró a la Sierra Madre de Chihuahua, también era jesuita y capellán del Capitán Diego Martínez de Hurdaide. En el Mayo evangelizó a los tehuecos, mayos y sisibotaris. Ejerció su ministerio hasta la edad de ochenta años y a consecuencia de una caída que le produjo fractura de la cadera no volvió a caminar, y estuvo en el lecho diez años más, únicamente impartiendo el sacramento de la penitencia. Murió el 23 de julio de 1643 a los noventa años. Era originario de Villa Viciosa en Portugal, y llegó a Sinaloa en 1595, después del asesinato de Fray Toribio de Tapia en Topia por el sanguinario Nacabeba.

De Fray Cristóbal Villalta sabemos que era mexicano, originario de la ciudad de Puebla. Fue de los primeros que llegaron a las tierras de Sinaloa y evangelizó a los sinaloas y zoes. En 1619 llegó a ser el Rector de las Misiones de San Ignacio del Yaqui. Fue el fundador del Colegio de la Compañía en Puebla y falleció en 1623 cuando iba en misión rumbo a Guatemala.

Anuncios

Bienvenidos al blog Historia de Cajeme. Aquí se estarán difundiendo fragmentos del libro Raíces históricas de Cajeme, escrito por el Dr. Óscar Sánchez Márquez y publicado por el Ayuntamiento de Cajeme en 1984, durante la administración del Lic. Eduardo Estrella.

Óscar Sánzhez es un médico especializado en urología, nativo de Guaymas pero residente en Ciudad Obregón por muchos años. Como historiador aficionado, se ha dedicado a una ardua revisión de la bibliografía referente a la historia de nuestra región, la visita a los lugares de varios hechos importantes y la realización de entrevistas a personas que han participado en la formación de Cajeme. Fruto de este trabajo es el libro que nos concierne, una obra “dedicada a fortalecer la memoria colectiva de los cajemeneses” y “fuente de consulta imprescindible para los que deseen conocer la historia de este municipio” (Presentación).

En la introducción a su libro, el autor destaca la importancia de la conquista y evangelización del sur de Sonora en la historia del noroeste de México, y nos presenta el plan general de la obra, que se seguirá en este blog: historia general de las antiguas provincias de Sonora y Sinaloa, pasando a los particulares de la historia de la Región del Yaqui hasta la vida del capitán indio Cajeme para finalizar con una compilación de datos de varios poblados del municipio actual.

Éstas son las letras del Dr. Óscar Sánchez, y ésta es la historia de Cajeme.